MIRADAS PRESTADAS

Hubo un tiempo atrás que me obsesioné con el trabajo de Isabel Diez, no solo por la estética que conseguía sino porque sus imágenes hablaban por sí solas. Conseguía levantar el vello de mi cuerpo y su obra me devolvió la pasión en una etapa pajarera donde la colección de especies no me llevaba a ninguna parte.

Comencé a salir al campo en busca de las imágenes de Isabel, ese fascinante mundo de detalles y texturas. Me sentía cómodo e ilusionado fotografiándolas, pero al llegar a casa la cosa cambiaría. Las imágenes que iba obteniendo no me decían nada, iban una a una a la papelera del escritorio, como el escritor que rompe una y otra vez ese papel en blanco huérfano de sentimiento…

Nunca conseguí imitar la esencia que Isabel dejaba impregnada en sus obras, eran imágenes forzadas en busca de estética, nada más, pero cada fotografía debe tener más capas… No lograba descifrar porqué mis imágenes no tenían esa chispa, esa capa que emociona al espectador, pero esa pócima mágica no era tan fácil de encontrar…

Me fui olvidando poco a poco de Isabel y aunque no me gustaban los resultados que iba obteniendo, su mirada me ayudó a ver… no solo con los ojos…

Hubo una fotografía que3 marcó un antes y un después.

Una mañana decidí hacer el amanecer en una cala del Cabo de gata. La noche anterior hubo temporal y cuando llegué al lugar todo eran sensaciones. Seguro que muchos de vosotros habéis sentido alguna vez la sensación de intuir que lo que hay frente a vosotros tiene algo especial, que estáis viviendo un momento irrepetible, no solo por la luz, también por como recibís esos estímulos emocionales que muchas veces la naturaleza nos ofrece. La orilla de la cala se encontraba llena de algas, la fuerza de las olas habían provocado todo aquel cementerio vegetal, el lugar ofrecía mucha fuerza con el angular, pero mi mirada se quedó clavada en un paisaje minúsculo, delicado y expresivo. Una madeja de algas se encontraba atrapada en una roca, parecía haberse aferrado a la vida nuevamente para no acabar agonizando en la orilla con las demás.

Al menos eso fue lo que sentí aquella mañana en aquel lugar. Era una imagen que me recordaba al estilo de Isabel por su carga estética pero ésta imagen, si tenía esa otra capa emocional que por primera vez puse en una fotografía. Es para mí una fotografía sin fecha de caducidad.

Hay una frase que dice: “ siente y sentirán” y es que, después de realizar esta imagen si me quedó muy claro que la mirada, solo hay que cogerla prestada en esos momentos de aprendizaje e inspiración, pero que para crear y emocionar, tendremos que mirar con nuestros propios ojos.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *